Un viaje musical para hipoacúsicos

ViolinEscrito por Wendy Cheng

Las personas con pérdida de audición son completamente capaces de aprender a tocar un instrumento. Con el apoyo adecuado, estudiantes con pérdida de audición pueden aprender a tocar un instrumento bien y tocar con otros estudiantes.  Espero dar unos consejos prácticos según mi experiencia para padres y maestros de música con el fin de promover el desarrollo musical en la próxima generación de estudiantes con pérdida de audición. Tan sólo espero que sus viajes musicales tengan menos obstáculos que el mío. 

Cuando pienso en los maestros de música que conocí en las escuelas públicas durante mi tiempo como estudiante, pienso "cuántas oportunidades perdidas." Oportunidades perdidas de las que me arrepiento, en especial para una persona que es una torpe en los deportes, las matemáticas y la ciencia, pero que tiene música en su alma. Oportunidades perdidas que sólo puedo tratar de recuperar como estudiante adulta de música. 

Cuando era niña, llevaba un audífono en el oído izquierdo, pero no sabía que existían dispositivos de ayuda auditiva y por eso no los usaba. Siempre tenía ansiedad cuando mi maestra de música del cuarto grado daba vueltas por el aula o cuando no podía ver sus labios.  Y debido a que me daba tanto estrés aquella clase de música del cuarto grado, tomé la decisión dolorosa de no unirme a la banda de mi escuela intermedia aunque aprobé fácilmente la prueba de aptitud musical y podía haber participado. En aquel momento no me di cuenta de que los instructores normalmente daban la clase en un sólo lugar o sentado, sin moverse por el aula. 

En la escuela secundaria, me enamoré del sonido del violín. A esa edad, ya llevaba cuatro años tocando el piano, pero para mí el piano siempre había sido el instrumento de mi mamá, no era MI instrumento. Muchas personas, hasta mi profesor del piano y otros maestros de instrumentos de cuerda, trataron de disuadirme de aprender el violín porque los requisitos para reconocer las diferencias en entonación eran muy altos. En mi último año del colegio, tuve éxito en las pruebas y me uní a un coro femenino, pero luego me pidieron renunciar porque no cantaba afinada con la sección de contraltos.   

Al final me enteré de los dispositivos de ayuda auditiva justo antes de la graduación del colegio y mis padres me compraron un sistema FM antes de comenzarla universidad. Empecé con clases del violín en mi segundo año de la universidad e insistía que mis instructores llevaran el transmisor del sistema durante mis clases particulares mientras yo llevaba el receptor. Dejé las clases durante mis estudios de posgrado, pero volví a tomar clases cuando conseguí empleo después de graduarme. 

Mis consejos para los padres y educadores de música quienes trabajan con niños con pérdida de audición

Hablen el mismo idioma: Los padres deben entender que los audiólogos y los educadores de música utilizan una terminología diferente para hablar de la misma cosa. La mayoría de los audiólogos no tienen experiencia en la música; por eso, en vez de pedirle al audiólogo que ajuste el dispositivo "para que las notas una octava encima del do central sean más fuertes y menos metálicas," sería mejor decir que las notas entre 262 Hz y 523 Hz necesitan ajustarse para obtener el volumen y timbre deseados. Puede encontrar una tabla de conversión entre la nota y la frecuencia en el internet -aquí puede ver un ejemplo.

Tenga en cuenta los límites de la tecnología

Todos los educadores necesitan comprender las limitaciones de implantes cocleares y audífonos.  Estos dispositivos son a menudo eficaces solamente si el instructor está cerca del estudiante. Pierden eficacia si el instructor se aleja más de unos pasos. Aunque su audición es amplificada, la capacidad de un estudiante para escuchar a distancias u oír susurros nunca equivaldrán a lo que puede escuchar una persona con la audición normal. Asimismo, estos dispositivos amplifican todo, lo cual tiene consecuencias en el rendimiento del estudiante en su clase de música. 

Una de las adaptaciones más difíciles de recordar para los instructores es que no pueden hablar mientras los estudiantes tocan. Durante los ensayos y las clases particulares, la mayoría de instructores están acostumbrados a dar retroalimentación verbal mientras el estudiante está tocando. Sin embargo, la mayoría de los dispositivos auditivos digitales y analógicos no separan bien las voces de la música. Es responsabilidad del instructor recordar de no dar retro alimentación mientras toca el estudiante. 

Para niños pequeños que usan implantes cocleares o audífonos y reciben educación en la comprensión auditiva y la comunicación oral, es posible que los padres e instructores necesiten llenar los huecos en la educación musical del niño antes de aprender un instrumento. El niño debería desarrollar un sentido de ritmo y cadencia. Debería aprender a contar los tiempos y cantar melodías. Por ejemplo, un instructor del violín informó que le hizo al estudiante "marchar, bailar, saltar, balancearse, rebotar, palmotear, corear, zapatear, actuar y tocar el tambor" para llenar los huecos. 

Elija cuidadosamente el instrumento

Típicamente, se aconseja a los individuos con pérdida de audición que aprendan el piano o un instrumento de percusión puesto que la necesidad de reconocer diferencias en entonación no es tan alta como la de instrumentos utilizados en bandas de música y orquestas. Resulta fácil si le gustan al niño estos instrumentos. Pero si el niño se ve atraído por instrumentos "menos convencionales," tal como el violín, la flauta, el clarinete, o si quiere aprender a cantar, el instructor o los padres deberían obtener un afinador eléctrico. Cuando el estudiante canta o toca una nota, el afinador le avisa si afina o no. Tener un afinador con indicador visual le ayudará al niño a comprender lo que significa tener buena entonación. Aquí puede ver un ejemplo de un afinador visual.

Si el niño se decide por aprender un instrumento de cuerda, puede ser necesario que el instructor ponga cinta en el diapasón para que el niño desarrolle un sentido de posicionamiento de los dedos si le cuesta escuchar notas específicas. Si los implantes cocleares o los audífonos no son suficientes para distinguir entre semitonos, el niño tendrá que desarrollar una consciencia cenestésica de lo que tienen que hacerlas manos, los labios y la garganta para lograr buena entonación. Requiere un esfuerzo duro y repetitivo, pero lo importante es asegurar que el niño disfrute del proceso. Con el paso del tiempo y práctica, se desarrolla la memoria muscular.

Toque con otros

Aprender a tocar en un conjunto es uno de las partes más lindas de la educación musical. Recomiendo las campanillas como un buen instrumento para los niños con pérdida de audición que participan en un conjunto. Aunque las campanillas se tocan como instrumento de percusión, son buenas porque producen melodías bellas. Además, son atractivas a la vista y a diferencia de la música producida por una banda o una orquesta, se escribe en partituras -ve cada parte de la música y sabe exactamente lo que hace cada otra persona. En una banda u orquesta, sólo puede ver la música de su sección de instrumentos. Handbell Musicians of America es una organización paraguas donde grupos afiliados en ciertas regiones de los Estados Unidos y Canadá prestan campanillas para uso escolar. También sería muy útil organizar a los estudiantes que tocan las campanillas en un semicírculo en lugar de una línea recta. Esto permite que los estudiantes se vean además de escucharse, lo cual ayuda a tocar mejor. 

Sin embargo, tocar instrumentos orquestales o de banda en un conjunto así como cantar en un coro presenta obstáculos serios para estudiantes sordos e hipoacúsicos.  Hay que poder mantener el ritmo y afinar con los otros instrumentos, aparte de escuchar el director. En varios conjuntos escolares, el orden en el que se sienta se determina en función del nivel de los estudiantes en su instrumento. Si el estudiante no puede sentarse en la primera o segunda fila debido a menor habilidad, puede ser muy útil conseguirle un dispositivo de ayuda auditiva. Por ejemplo, Etymotic Research ha elaborado un sistema de ayuda auditiva llamado el sistema Companion Mic, lo cual tiene tres transmisores y un receptor. A diferencia de muchos sistemas de ayuda auditiva, el receptor permite que el estudiante se escuche a sí mismo tocar.

No obstante la disponibilidad de un dispositivo de ayuda auditiva, compartir el atril o tener un compañero al lado siempre ayuda a un estudiante con pérdida de audición cuando toca en un conjunto. Una miembro de mi asociación, la Association of Adult Musicians with Hearing Loss, informó recientemente que dos cantantes en su coro le ayudan a controlar el volumen y el tono cuando canta. 

Evite las conjeturas

Por último pero no menos importante, los padres y el instructor no deberían dejar nunca que una idea preconcebida de alguien con pérdida de audición les lleve a pensar que aprender a tocar un instrumento es imposible. Con determinación, las personas con pérdida de audición pueden superar muchas expectativas en sus esfuerzos musicales.

Espero que este artículo provea el ímpetu para un diálogo tan necesario entre padres y educadores de música con el fin de identificar la mejor manera de avanzar el amor por la música en los músicos jóvenes. 

Wendy Cheng es presidenta y fundadora de la Association of Adult Musicians with Hearing Loss. Cheng creció con una pérdida de audición profunda en el oído derecho y una pérdida de audición leve-moderada en el izquierdo, lo cual empeoró y se convirtió en una pérdida severa cuando terminó la escuela secundaria. Ahora utiliza implantes cocleares bilaterales y es estudiante de la viola. Algún día espera obtener un título de música y unirse a una orquesta comunal.

Fuente: Volta Voices, julio/agostode 2012