Proceso de implantación: tercera parte

Adaptada de The Handbook for Educators: Teaching Children Who Listen With a Cochlear Implant, BRIDGE to Better Communication, con el permiso del MED-ELCorporation.


El proceso de obtener e insertar un implante coclear es un viaje largo y complicado. Aunque crece la conciencia pública sobre los implantes cocleares, persisten algunos mitos y confusiones. Como resultado, muchos padres e individuos que consideran utilizar un implante coclear tienen consultas e ideas preconcebidas acerca del procedimiento. Este artículo es el último capítulo en una serie de tres en el cual se descarta algunos mitos sobre el implante coclear.

MITO - Los implantes cocleares requieren neurocirugía.

VERDAD - El cuerpo humano está compuesto por estructuras sustanciales que protegen el cerebro y éstas no se encuentran en riesgo por la intervención quirúrgica de un implante coclear. La cirugía requerida se basa en técnicas estándares que se emplean desde hace décadas. Se lleva a cabo la cirugía sobre el mastoides, el hueso temporal fuerte detrás del oído. Los elementos más distintos de la implantación incluyen la creación de un pequeño "lecho" (o abolladura) en el mastoides y la introducción de los electrodos en la cóclea.

MITO - Los niños que usan implantes cocleares no pueden nadar ni participar en deportes.

VERDAD - Los implantes cocleares son diseñados para aguantar golpes considerables sin salir dañados. Salvo una restricción específica del cirujano o del centro de implantes, el niño debería sentirse libre para participar en la mayoría de los deportes y las actividades. Se recomienda el uso de cascos para cualquier deporte en el que se utilizan tradicionalmente. Para las actividades acuáticas el niño simplemente necesita quitarse las partes externas del implante coclear antes de meterse en el agua.

MITO - Los implantes cocleares no proporcionan buena calidad de sonido. La mayoría de las personas escuchan bips, zumbidos o lenguaje que suena como un robot. 

VERDAD - Es probable que exista este mito porque puede resultar difícil entender los sonidos proporcionados por el implante coclear durante el primer periodo de uso. Puede que hubiera algunos usuarios que no se dieron suficiente tiempo para acostumbrarse al sonido y dejaron de usar su procesador de sonido. Sin embargo, para otros la experiencia de escuchar con un implante coclear mejora con el transcurso de tiempo y con más práctica auditiva. En el caso de los niños que desarrollan la comunicación oral con un implante coclear, tenga por seguro que no oyen bips y zumbidos cuando escuchan su propia producción del habla. ¡Si escucharan bips y zumbidos dirían bips y zumbidos!

MITO - Niños con implantes cocleares no pueden someterse a un examen de imagen por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). 

VERDAD - Procedimientos diferentes tienen una variedad de efectos en la tecnología. Actualmente, sólo el implante coclear de MED-EL es capaz de aguantar las máquinas de MRI que emiten una fuerza de 0.2 tesla sin quitar el imán de los componentes internos. Algunos dispositivos nuevos de Advanced Bionics Corporation y Cochlear Corporation posibilitan los exámenes de MRI una vez que se haya retirado el imán con un procedimiento quirúrgico sencillo. Las familias y los doctores deben consultar con el fabricante del implante coclear o el equipo de implantación antes de programar cualquier examen de MRI. Cabe destacar que hay otros estudios que pueden realizarse en lugar de un MRI, entonces los padres deberían informarle al doctor del implante coclear de su niño y determinar el procedimiento diagnóstico más adecuado.

Para mayor información sobre el proceso de conseguir un implante coclear y otros dispositivos disponibles, visite las siguientes páginas web: la página web del FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos) sobre implantes cocleares, www.fda.gov/cdrh/cochlear; MED-EL Corporation, www.medel.com; AdvancedBionics Corporation, www.bionicear.com; y Cochlear Corporation, www.cochlear.com.

Fuente: Volta Voices, mayo/junio de 2008