Beneficios de la intervención temprana

 

Es importante que siempre tenga en cuenta que, como padres, tienen el derecho de elegir el método (o métodos) que quieren usar para que su hijo desarrolle el lenguaje. El proceso de toma de decisiones y la implementación del método elegido se llama intervención temprana. El propósito de la intervención temprana es ayudar a las familias a educarse y estar cómodas ya que serán los principales profesores del lenguaje para su hijo. Durante la intervención temprana, se pone el énfasis en la familia entera, no sólo el hijo con pérdida de audición. 

Un beneficio crucial de la intervención temprana es que permite que la familia obtenga tanta información como sea posible para tomar la mejor decisión en cuanto al método de comunicación de su hijo. Una vez que se le diagnóstica una pérdida de audición a su hijo, es importante hablar con profesionales capacitados como audiólogos, patólogos de habla-lenguaje, educadores de sordos y/u otorrinolaringólogos (médicos especializados en el oído, la nariz y la garganta) para comprender la causa (o causas), las opciones de tratamiento y los métodos adecuados y disponibles.

Otra razón por la que la intervención temprana es importante es que los primeros meses de vida son esenciales para el desarrollo del lenguaje y las habilidades de comunicación. Generalmente, a las 24 semanas de embarazo el oído interno está completamente desarrollado y el futuro recién nacido es capaz de escuchar sonidos. Dentro de los primeros meses de vida el infante comienza a distinguir entre varios sonidos, como el habla humana, y a los dos años, las bases del lenguaje (la capacidad de hablar y escuchar) se desarrollan. Para un niño con pérdida de audición, la identificación e intervención tardía puede afectar de forma negativa su desarrollo lingüístico y cognitivo. En cambio, cuando la pérdida de audición se detecta temprano y los niños reciben intervención apropiada y oportuna las probabilidades de desarrollar habilidades lingüísticas al lado de sus compañeros con audición normal son excelentes.

En los primeros meses del diagnóstico, descubrirá que hay una gran cantidad de recursos disponibles. Su distrito escolar local o coordinador de intervención temprana es un recurso esencial, y puede trabajar con usted para elaborar un Plan Individualizado de Servicios a la Familia (IFSP, por sus siglas en inglés), lo que sirve como guía para tratar la pérdida de audición y el enfoque de intervención de su hijo. Los programas familiares ofrecen muchos servicios, incluso consultas para adquirir audífonos y otros dispositivos auditivos, orientación familiar, explicaciones de varios métodos de comunicación para niños con pérdida de audición e instrucción de profesionales en el método elegido.

Cuando el niño cumple los 3 años está listo para hacer la transición a un programa preescolar si los padres quieren. Los momentos de transición significativa pueden ser difíciles para usted y su hijo, especialmente cuando se trata de un niño con pérdida de audición. Preparativos como visitar el programa, trabajar con su equipo IFSP y tener una idea clara de lo que usted busca en el ámbito educativo para su hijo ayudarán a suavizar la transición. Usted puede aprender más de Education Advocacy Training (Entrenamiento para el apoyo de los padres) con este curso online, en el cual se da un resumen general del marco legal de la legislación en educación especial y los derechos educativos que tiene su hijo.